Sobre la diversificación de la creación

Hoy mientras estudiaba el ‘Tratado de la creación’ presente en la “Suma de Teología” de Santo Tomás me encontré con una enseñanza muy importante para el mundo en el que vivimos. En la cuestión 47, artículo 1, el Aquinate desarrolla una defensa de la diversificación de la realidad frente al hecho de ser efecto de un solo principio. Entender esto es muy importante para valorar la pluralidad de nuestro entorno, sobre todo desde un ámbito cristiano.

Es común que tendamos a la univocidad, o en palabras coloquiales, a querer recortar todo con la misma tijera, de tal manera que la realidad sea sólo de una manera específica (siempre la nuestra). El fundamento para ello es la idea de que al ser efecto de un solo principio es contradictorio pensar en lo múltiple. Sin embargo, es preciso comprender que tal contradicción en realidad no existe, puesto que como dice santo Tomás, “Dios aun cuando se uno, puede hacer muchas cosas”. ¿Cómo es posible esto? El mismo Tomás lo defiende de esta manera (en la cuestión 15): “Que esto no es contrario a la simplicidad divina es fácil de ver si se tiene presente que la idea de lo hecho está en la mente del que lo hace como algo que se conoce”. Así, la multiplicidad de lo real, incluyendo con ello el fruto de la actividad propiamente humana, está fundamentada ontológicamente.

Ello no termina allí. Santo Tomás, en la misma cuestión citada al principio,  expresa la razón de esta multiplicidad de la siguiente manera: “La diversificación y la multiplicidad de las cosas proviene de la intención del primer agente, que es Dios. Pues produjo las cosas en su ser por su bondad, que comunicó a las criaturas, y para representarla en ellas. Y como quiera que esta bondad no podía ser representada correctamente por una sola criatura, produjo muchas y diversas a fin de que lo que faltaba a cada una para representar la bondad divina fuera suplido por las otras. Pues la bondad que en Dios se da de forma total y uniforme, en las criaturas se da de forma múltiple y dividida”. La diversidad es necesaria para expresar de mejor manera (aún insuficiente) la bondad del ser divino. En otras palabras lo múltiple de la creación, incluyendo con ello la diversidad cultural, es expresión de la bondad absoluta. Ninguna parte de este todo que es el cosmos puede considerarse como la manifestación exclusiva del Bien sumo. La bondad de Dios se expresa en la diversificación de la realidad.

Pero, ¿por qué tendemos a uniformar todo? Pues por la razón de que todo apunta y va hacia el uno infinito que es Dios. No es una tendencia a la univocidad o uniformidad, sino a la unidad, conceptos totalmente diferentes. Deseamos estar juntos, más no ser lo mismo, porque somos imagen y vestigio del ser creador: una comunidad, la Trinidad.

Risultati immagini per diversidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s