La disciplina del silencio

“La labor del docente, creo yo, es principalmente la de escuchar, más que la de hablar.”

Por: Emilia Kiehnle

Se ha hablado mucho de los beneficios físicos y espirituales del silencio. Darnos espacios de silencio nos ayuda a descansar la mente y el cuerpo, a centrarnos en nosotros mismos, a cultivar la calma y a reflexionar. Sin embargo, en esta ocasión quiero hacer énfasis en la importancia del silencio como una disciplina para el cultivo de las relaciones sociales, particularmente para la relación del profesor y el alumno. 

Ayer tuve la oportunidad de participar en un coloquio de filosofía con mis colegas docentes de la universidad, en donde uno de los temas que se tocó fue el de buscar una filosofía educativa que apueste por la persona. Educar es mucho más que simplemente transmitir conocimientos o instruir en determinadas habilidades: se trata de guiar, de ayudar a la persona a…

Ver la entrada original 486 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s