Viernes santo

Texto que publiqué originalmente el 26 de marzo de 2016 en el blog existencia y sentido que he descontinuado.

Quiero compartir la reflexión que nace de las vivencias de este día, viernes santo. Para los cristianos (católicos) debería tener una relevancia, ya que es el día que anualmente conmemoramos la muerte de Jesús, el Cristo. Pero vaya que se queda en el debería… Me duele -lo digo con el corazón en la mano- ver la esquizofrenia (¿hipocresía?) que manifestamos los que decimos seguir al Señor. Y es que es un hecho que los creyentes en la revelación de Dios, transmitida en la persona de Jesús, somos mera apariencia, pura lengua, ‘devociones’, y poco o nulo compromiso con Dios y con nuestro entorno.

Todo este pensar, aunque no es nuevo en mí, surge al reflexionar sobre José de Arimatea, aquél seguidor del Nazareno que siendo un judío de renombre, sin importarle lo que digan de él, es de los pocos (al menos según las narraciones evangélicas) que sigue completamente la travesía del Calvario hasta el último momento, e incluso, es el único que pide el cuerpo de Jesús para darle digna sepultura.

Ser auténtico discípulo de Cristo exige la capacidad de seguirlo hasta la cruz. Ante todo la cruz del Señor, pues ¿cómo alguien puede llamarse genuino seguidor si no es capaz de estar a los pies de su Señor en los momentos de sufrimiento? Pero, también la propia, ¿cómo alguien puede aprender a cargar la cruz lejos de ésta? ¿Cómo alguien puede llamarse cristiano si no es capaz de asumir el sufrimiento redentor de Cristo? Si algo nos enseña José de Arimatea es esa tenacidad para estar con Cristo hasta los últimos momentos. Cristiano es aquél que sigue a su Señor hasta la muerte.

Ser auténtico discípulo de Cristo exige valentía para ser fiel y coherente. Pienso que la mayor valentía que alguien puede mostrar es cuando es coherente con sus principios, ya que hablar (o escribir) es muy fácil, pero vivir lo que se piensa o se dice, no; y más cuando de por medio está nuestro renombre, pues a veces, ser fiel a nosotros mismos o a Dios, conlleva la burla del entorno en el que nos encontramos. José era no cualquier judío, sino un miembro del Sanedrín, que aunque al principio de su seguimiento lo hizo clandestinamente, en el momento decisivo se mostró fiel y coherente. Cristiano es aquél que es fiel y coherente con su Señor hasta la muerte.

Ser auténtico discípulo de Cristo exige no ser presuntuoso. ¿Cuántos no anduvieron presumiendo que andaban con Jesús, pero que a la hora de su sufrimiento y muerte no estuvieron con él? A José de Arimatea no lo vemos en los grandes momentos de la vida pública del Nazareno, pero a los pies de la cruz sí que está. ¿Dónde está Pedro, el que dijo que lo seguiría hasta el final? ¿Dónde están sus apóstoles? ¡Uno de ellos fue el traidor! José nos enseña que el seguimiento exige humildad, sencillez, modestia. Cristiano es aquél que no anda presumiendo de su fe porque prefiere vivirla.

Ser auténtico discípulo de Cristo exige generosidad comprometida. Cuando se habla de generosidad no sólo se hace referencia a lo económico, pues uno tiene otras cosas para donar, como tiempo, como talentos… como compromiso con el que sufre o agoniza. José fue con Pilato para pedir el cuerpo de Jesús; José compró una sábana para envolver el cadáver; José compró el sepulcro donde descansaría el Señor. Cristiano es aquél que generosamente se compromete generosamente hasta la muerte.

¿Qué sería de este mundo si los cristianos fuéramos auténticos? ¿Qué sería de este mundo si los cristianos siguiéramos a Jesús como José de Arimatea? ¿Qué sería de nuestra sociedad si las familias enseñaran estos valores con el propio testimonio y no con las palabras y devociones bonitas? ¿Qué sería de una Iglesia así? Definitivamente, la realidad sería distinta y la Iglesia daría más fruto de lo que ya da; pero mientras los cristianos no nos comprometamos tan siquiera a vivir los días santos (ni a nada), seguiremos esperando un mundo mejor…

‘El Descendimiento’ de Domingo Valdivieso y Henarejos, 1864.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s