Una persona tiene muchas cosas qué contar

Una persona tiene muchas cosas qué contar a pesar de la brevedad de la vida. Siempre hay un mirar arriba y un mirar abajo. No siempre acertamos, pero tampoco el error es absoluto. Lo verdaderamente importante no es la perfección, sino dar siempre lo mejor de uno; si no se entiende esto, la amargura y frustración serán cotidianos en el desarrollo del propio existir. ¿Una vida así? Qué desperdicio.

¿Qué voy a hacer de mi vida? ¿En qué voy a gastar los fugaces instantes de mi existencia? ¿En dónde encuentro mi plenitud? Éstas son preguntas fundamentales a las que su evasión es una terrible catástrofe: si no se les responde personalmente alguien más lo hará por uno o simple y sencillamente no habrá un rumbo qué seguir. ¡Desgracia! Tan pocos instantes tiene el ser humano como para no aprovecharlos, como para desperdiciarlos en la nada, en el sinsentido.

Hablar de la vocación es algo muy necesario en este tiempo. Una época en que, con todas las deficiencias del tiempo y de ideologías, se ha ido quitando esas grandes lagañas sobre algunos temas, como el concerniente a ciertas “obligaciones” ontológicas de cada género sexual. Hoy, con todas las deficiencias, repito, el hombre y la mujer tienen oportunidad de buscar lo que les satisfaga, de encaminarse hacia su propia plenitud. Y, si es así, ¿por qué no hacerlo? ¿Por qué conformarse con lo común y corriente cuando a la mano uno tiene la oportunidad de lo extraordinario? ¿Qué te apasiona? ¿Qué es lo que te llama? ¿Qué es lo que hace feliz y quisieras hacerlo para toda la vida?

Ahora bien, hablemos en serio. Hay cosas que nos alegran el día y otras que hacen de tal una jornada magnífica. Si de verdad se quiere vivir en plenitud no podemos quedarnos con simples momentos de alegría, de placer, sino ir más arriba. Cierto, esto implica esfuerzo, pero vale la pena, y mucho. Una vida mediocre es tristísima, a pesar de la fenoménica sonrisa en el rostro, porque no se está alcanzando el máximo de plenitud del propio ser y el tiempo sigue corriendo sin dar lugar a las pausas o retrocesos.

Una persona tiene mucho qué contar, pero mucho más por hacer, por vivir, por ser feliz, para tener más cosas qué contar…

Anuncios

2 comentarios en “Una persona tiene muchas cosas qué contar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s